Litura – Jesús Cancio

jesuscancioJesús Cancio nació en Comillas el 8 de diciembri de 1885. Dendi mozu, cunució a escritoris y artistas de Sanander, Comillas y Torlavega. Colaboró en dellas publicacionis, a un tiempu que publicaba las sus primeras obras, cuasi siempri ispiraas pola mar y las sus gentis. Los sus versos, liíos en recitalis y lituras públicas, si jicierin popularis asgaya.

Jue unu los principalis poetas y escritoris cántabros del siglu XX. A los veinti años empenzó a trebajar nun piriódicu local al que mandaba artículos, antis de publicá-la su primer obra, “Olas y Cantiles”, ya con treintaicincu años, en 1921. Cincu años más tardi, publicó “Bruma norteña”. A partir d’istoncis, empenzó a ser cunucíu cumu’l “Poeta del Mar”, y empenzó a investigar ensembli a Adriano García Lomas el folclor de Cantabria. En 1930 publicó “Romancero del Mar” y jue nombráu hiju prediletu de Comillas.

Col triunfu la envasión facista de Cantabria, jue denunciáu por republicanu y encarceláu en Sanander. Pasó más de tres años ena cárcel, enos que pirdió la mayuría la visión, quedando práticamenti ciegu. En 1941 salió de la cárcel y marchó a Madrí. Enos siguientis libros, siguió parlando atentu a la mar y a Cantabria. Duranti esos años, gulvía tolos veranos a Polancu a pasá-la mayuría l’istíu. Jasta allí arrimábanse collazos y collazas asgaya del mundu la cultura: poetas, escritoris, pintoris…

Y allí, en Polancu, muer Jesús Cancio en 1961, a los setenta y cincu años d’edá. Por embargu, jue enterráu en Comillas, el su pueblu natal, tal y cumu él quiría. Haguañu alcontramos una placa comemorativa en Polancu, un monumentu en Comillas, el nombri d’un colegiu y de dellas callis en pueblos y ciudais de Cantabria n’alcordanza del “Poeta del Mar”.

Añidimos aquí un cachu de la su puisía “El cambiazu” iscrita, cumu puedi veese, en cántabru:

EL CAMBIAZU

[…] Si to aquel que agüel
las verdis praeras
que hay en la Tierruca,
to el que absorbi el perfumi a verbena,
y a floris de malva,
y el vahu saludable que surti de ella,
por delicaducu y esmirriau que sea,
si es que jechu migas
mezcló con la nuestra
la sangri aguachaa
que trijo de afuera,
yo columbro que da tal cambiazu
que no le conoci ni su madri mesma.
Amas de mis vallis y de mis aldeas,
clavellinas bruñías y suevis,
violetucas pintás de la sierra,
¡bien haya el resuellu
y el vigor empapau de ternezas
que injertáis al chicucio postizu
que vos jala unos mesis de teta! […]